México sufrió en la noche de ayer un terremoto de magnitud de 7.1. El movimiento telúrico se produjo a las 20.47 hora local; con origen a 14 kilómetros al sureste de Acapulco, en el Estado de Guerrero.

El balance del fenómeno natural hasta el momento es, un fallecido, 1,6 millones de personas se quedaron sin electricidad y dejó daños en el Estado de Guerrero.

La víctima mortal fue un hombre de 19 años, identificado como Eliodoro Hurtado, quien perdió la vida al caerle un poste de luz en el estado de Guerrero.

El gobernador del Estado de Guerrero, Héctor Astudillo, informó, que los daños han sido principalmente en el deslizamiento de tierra y piedras, la caída de tejas y plafones.

Truenos azules

Durante el temblor, los mexicanos vieron en el cielo luces azules que generaron revuelo en redes sociales. Estos destellos, se producen cuando las placas tectónicas se mueven con fuerza y generan descargar electromagnéticas.

“Las rocas de la corteza terrestre tienden a tener ciertas imperfecciones y al ser sometidas a esta fricción sueltan electrones o cargas eléctricas”, afirmó el profesor del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM Esteban Hernández en entrevista con la agencia EFE en 2017.

La ciencia explica este fenómeno afirmando que cuando las piedras de la corteza terrestre como el basalto y el grabo tienen pequeñas imperfecciones en sus cristales y la onda sísmica golpea las capas tectónicas esa fricción emite las cargas eléctricas que produce estas luces en el cielo.

El fenómeno natural se llama triboluminiscencia o luces de terremoto y está documentado en la literatura científica desde los años 1.600 en distintos sismos.

“En algunos casos el movimiento telúrico hace oscilar cables y algunas cosas en los postes de luz”, que en una especie de corto circuito causa “una chispa muy grande que hace que la luz se manifieste de esta manera”, agregó el experto.

Así reportaron los internautas el terremoto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here