Reuniones secretas para desestabilizar la Iberosfera

0
126

Por: Nitu Pérez Osuna

¿Cómo las instituciones democráticas del mundo entero toleran que un régimen como el de Venezuela tenga la posibilidad de realizar un encuentro internacional en donde se discutan los planes para subvertir el orden de los gobiernos democráticos de Iberoamérica?

Me explico: entre los días 21 y 24 de junio pasado el régimen venezolano llevó a cabo en Caracas el Congreso Bicentenario de los Pueblos del Mundo, el cual contó con la asistencia de más de 600 delegados provenientes de diversos países.  Esta parte de la reunión no fue oculta, al contrario, fue bastante publicitada desde el 31 de mayo, cuando la página del Foro de Sao Paulo la anunció revelando, además, que más de 100 eventos virtuales de movimientos sociales o grupos de interés se han desarrollado nacional e internacionalmente.

Pero como ocurre en todos los encuentros internacionales que organiza el régimen de Maduro, una cosa es lo que se dice en público y otra -más importante- la que se discute en petit comité. En esta última, por cierto, estuvieron presentes Evo Morales, Rafael Correa y el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, debido a que el Congreso Bicentenario coincidió con una reunión de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Entre muchos otros temas, los integrantes al petit comité discutieron secretamente cómo impulsar la desestabilización de los gobiernos democráticos de la región -lo que ellos han llamado “brisita bolivariana”- así como el financiamiento que se requiere para llevar a cabo estas operaciones.

En este sentido, he accedido a información según la cual, desde Venezuela, se está preparando la reactivación de las protestas vandálicas en Colombia. Se trata de un proyecto denominado “Asamblea Nacional Popular 2.0”. El plan incluye fomentar movilizaciones gigantescas para sabotear en ese país las celebraciones militares del 20 de julio.

Lo que si se hizo público es que el Congreso aprobó 7 resoluciones referentes a Colombia, Cuba, Haití, Palestina, República Árabe Saharaui, Venezuela y una disposición especial por la “autodeterminación de los pueblos”, que en realidad significa la promoción del separatismo en Cataluña, País Vasco, Galicia, Islas Canarias, Córcega, Quebec, Islas Feroe, Groenlandia, Escocia e Irlanda que pueden leer en detalle aquí.

El Congreso Bicentenario de los Pueblos del Mundo tiene su propia página electrónica, https://www.congresobicentenario.com/, la cual expresa que uno de los objetivos de esta organización es “establecer una agenda común (Agenda Carabobo) para trazar diez grandes metas para el campo progresista, de izquierda, antiimperialista y anticolonialista de cara al mundo post covid”.

No podía faltar que en el Congreso se asegurara que Pedro Castillo es el presidente electo del Perú, pese a no haber sido proclamado aún por las autoridades electorales.

Los participantes del evento también respaldaron la posición del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) respecto a las recientes protestas vandálicas en Colombia las cuales califican de “manifestaciones pacíficas”, asegurando que el gobierno colombiano procuró acallarlas a través de una “terrible represión del régimen de Iván Duque y sus familiares” y hace un llamado a las organizaciones políticas, populares, de trabajadoras y trabajadores del mundo “para levantar nuestra voz y exigir a los organismos internacionales con competencia en materia de Derechos Humanos, la adopción de medidas que resguarden la integridad de las colombianas y los colombianos, poniendo freno a la violencia ejercida por el gobierno fallido que hoy dirige ese país”.

En conclusión:  podemos asegurar que el Congreso Bicentenario de los Pueblos del Mundo es la cara pública y hasta “romántica” de una izquierda internacional cuyo verdadero objetivo es lanzar en la región y, particularmente en Colombia, ya no una brisita sino un ciclón que arrase con los últimos bastiones de resistencia existentes, erosionar el sistema de libertades, hacerse del poder indeterminadamente y convertir a los ciudadanos en súbditos. Ese es el plan y ya no es un secreto.

¿No es hora de ponerle coto a esta amenaza?

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here