¿De denunciante a cómplice?

0
154

Por: Nicolás Gómez Arenas

@nicolasgomezza

Algunos recordarán que, durante el 2015, el entonces concejal Sanguino fue la punta de lanza, si se quiere, de varias denuncias sobre la corrupción en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Sanguino, durante ese año, decidía sobre el presupuesto de la Universidad y les hacía control político a sus directivos; en ese rol denunció en reiteradas ocasiones los sobrecostos y retrasos en la sede de Bosa. De igual forma realizó pronunciamientos sobre situaciones similares en la sede de la Circunvalar. Todas estas declaraciones se encuentran en varios medios de comunicación e inclusive en el propio canal de Youtube del ahora ‘Honorable’ senador.

Sin embargo, después de que Diana Marcela Meza Arcila, esposa de Sanguino, obtuvo su primer contrato con la Universidad Distrital en julio del 2016, la voz denunciante del entonces concejal, se silenció. ¿Por qué habrá sido?

Al parecer fue gracias a que, el hoy recluso y culpable del peor desfalco en la historia de la Universidad Distrital, Wilman Muñoz, le adjudicó una cuerda de jugosos contratos a la esposa de Sanguino. El primer contratico fue por un valor de $35 millones. El objeto era prestar servicios como asesora del Idexud, dependencia de la misma Universidad, por un periodo de cuatro meses. No obstante, un mes más tarde, Muñoz le entregó otro contrato interadministrativo (N.º 397 de 2016) a la esposa de Sanguino, esta vez por $91 millones, ¡para entregar un cronograma y un plan de actividades de la unidad!

Para 2017, como si fuera poco, volvió a adjudicarle otro contrato por $90 millones, esta vez para que prestara servicios como directora en el marco del contrato interadministrativo No. 1052 de 2017, suscrito también con la Universidad y, curiosamente, la Alcaldía de Santa Marta, en cabeza, en aquel entonces, de Rafael Alejandro Martínez, amigazo de Sanguino y ficha del cuestionado y actual gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo. Además de los $90 millones, Muñoz le entregó a Diana la módica suma de $45 millones, ¡para gastos de movilización! (Certificado de Registro Presupuestal No. 3820). Hay que viajar en ejecutiva cuando se es de los Verdes.

En el 2018, cuando los escándalos del carrusel de contratación del Idexud comenzaron a salir a flote, Muñoz no dudó en entregarle otro contrato (No. 5971 de 2018) a la señora Meza por $50 millones más, para ser directora de otro convenio como el de Santa Marta, solo que esta vez entre la entidad y la Alcaldía de Ibagué, durante el mandato del ex secretario de Gobierno de Petro, Guillermo Alfonso Jaramillo. Como quien dice, ¡la ‘ñapita’! Entre verdes y humanos nos cuidamos.

Muñoz alcanzó a adjudicar más de $65 mil millones en contratos y convenios durante 2016 y 2018. De los cuales, casi todos fueron subcontratados, estratégicamente, a personas cercanas a políticos como Sanguino. Al senador aún lo investiga la Corte Suprema y a Muñoz un juez le negó su pretensión de precluir el delito de concierto para delinquir. ¿Si Sanguino hacia esto como concejal, que hará como senador?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here