Colombia no se detiene

Por Paola Holguín.

0
108

El pasado 20 de julio se vivió un poco en el Congreso de la República, el reflejo de lo que está sucediendo en el país; en medio de la conmemoración del día de nuestra Independencia, el reinicio del paro y la amenaza terrorista en las ciudades, se dio la instalación de la última legislatura de este cuatrienio.

La mayoría de Senadores y Representantes a la Cámara asistimos al Salón Elíptico en Congreso Pleno para la instalación de sesiones; pacientes y respetuosos esperamos el inicio, mientras una minoría de oposición con cascos y la bandera al revés, fungieron como brazo político de la Primera Línea, con gritos, insultos y arengas dentro del recinto.

Después del llamado a lista, cuando el presidente Iván Duque pronunció el discurso de instalación titulado “Colombia no se detiene”, quedaron en evidencia, por los aplausos (ovaciones de minutos en pie), los temas en que espontáneamente coinciden las mayorías del Congreso, sin importar el Partido.

Luego del minuto de silencio por la víctimas del Covid19; la primera ovación se dio con la mención a los héroes del sector salud que han estado haciendo frente a la pandemia; se agradeció con un largo aplauso por ser la “primera línea de la vida”, y se reconoció que en medio de ésta crisis, Colombia pasó de 5.400 a más de 12.000 camas de cuidados intensivos; de 1 laboratorio que procesaba 1.000 pruebas diarias a 160 que procesan más de 100.000; y el avance en vacunación que nos permitía tener a la fecha 24 millones de dosis aplicadas y la esperanza de llegar a 35 millones antes de finalizar el año; de hecho, según Our World in Data, de la Universidad de Oxford, Colombia está por encima del promedio mundial de vacunación, con por lo menos una sola dosis al 29,64% de la población, superando por casi tres puntos porcentuales el promedio mundial (26,65%).

Después, vino una nueva ovación cuando se habló de los esfuerzos para superar la crisis sin hambre y manteniendo los empleos. El Primer Mandatario dio a conocer que se entregaron 14,6 millones de canastas nutricionales casa por casa, se implementó el Plan de Alimentación Escolar (PAE) en los hogares llegando a 5,6 millones de niños en todo el territorio, y 3 millones de colombianos que no recibían ningún auxilio del Estado, empezaron a recibir apoyo económico; además, se protegieron 4 millones de empleos formales, ayudando a más de 194.000 empresas por medio del subsidio al 40% del salario mínimo (PAEF), y se creó el programa de Matrícula Cero, que garantiza educación superior gratuita a los estratos 1, 2 y 3.

También se reconoció el avance en infraestructura y construcción de vivienda de interés social; además del apoyo a más de 500.000 colombianos con el programa de Casa Digna Vida Digna. Buscando una reactivación segura, se avanzó en la estructuración, contratación y ejecución de 545 proyectos por cerca de 141 billones de pesos. Y se avanzó en la búsqueda para convertir a Colombia en epicentro de la cuarta revolución industrial en Suramérica.

El presidente Duque también habló de los avances en temas medioambientales y el compromiso con la reconstrucción de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Se destacó la ovación cuando señaló la clara diferencia entre la protesta pacífica y la violencia, afirmando que, “los bloqueos no son cortes de ruta; son cortes de vida, no hacen valer ningún derecho, solo hacen valer la ambición de los agitadores que se quieren beneficiar del caos”, y fue especialmente emocionante el aplauso cerrado en apoyo a la Fuerza Pública, que obligó a sus Comandantes a ponerse de pie en el recinto.

El esperanzador mensaje del Presidente Duque, fue también una invitación a “rechazar el camino de la mentira, el de la calumnia frívola”, afirmó “digámosles NO a los promotores del odio, evitemos el camino fácil para obtener placeres momentáneos, que dejan cicatrices eternas”.

El país que anhelan las mayorías representadas en el Congreso, quedó más que claro, y se ratificó con el rechazo a la vicepresidencia del Senado de Gustavo Bolívar, promotor del paro y de la Primera Línea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here