Colombia parece irse al abismo por cuenta de los congresistas del Centro Democrático, que rompiendo las reglas de juego decidieron impulsar la candidatura de Oscar Iván Zuluaga, quien es la carta del actual presidente Iván Duque; en Chile la derecha logra conquistar a los amantes de la libertad, el progreso y el orden.

Mientras el candidato comunista Boric busca ensanchar el tamaño del Estado chileno, aumentar los impuestos y aumentar el gasto fiscal –nada que no haya hecho Duque-; Kast busca todo lo contrario.

De hecho, el programa de Kast es bastante parecido en lo económico al que propuso la Senadora María Fernanda Cabal. Claro, con los matices de cada país.

Kast, igual que Cabal –cuando era candidata-, apuesta por aumentar los niveles de inversión privada y aumentar el crecimiento económico “a tasas de 5% a 7% anual, duplicando en una década nuestro ingreso por persona“.

Ferviente admirador de un Estado más pequeño y austero, Kast planea recortar impuestos a las empresas (desde un 27% a un 17%), disminuir el Impuesto Valor Agregado (del 19% al 17%) y reducir a cero los tributos que pagan las pequeñas y medianas empresas.

José Antonio Kast asegura que con “paz, seguridad y orden” aumentarán las inversiones del sector privado en el país. Él quiere prescindir de la reforma educacional en curso, derogar la Ley de Inclusión y eliminar de los contenidos enseñados en las escuelas que considera como “propaganda de apoyo al aborto e ideologías de género“.

En la segunda vuelta, la decisión que tomen los chilenos será vital para poner a ese país en la senda del progreso o de la misera. Tristemente en Colombia tendrá que elegir entre el comunismo puro y duro que representa Petro, o el socialismo light que representa Oscar Iván Zuluaga, Federico Gutiérrez, Alex Char, Juan Carlos Echeverry y Enrique Peñalosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here